¿Quién se enfrentará a Trump en 2020?

8 candidatos en total
  • Joe Biden

    11/20/1942 Vicepresidente con Obama

    Veterano político que fue senador por el estado de Delaware durante más de tres décadas antes de convertirse en vicepresidente con Barack Obama en 2009. El ex presidente de Estados Unidos eligió a Biden como compañero de fórmula por su supuesto atractivo para los votantes blancos de clase trabajadora.

    Puntos clave de su campaña:

    Recuperar la clase media estadounidense, invertir en infraestructuras federales y que la matrícula en las universidades públicas sea gratuita.

    Análisis de Anthony Zurcher:

    Joe Biden entró en la carrera por la nominación demócrata como uno de los favoritos, pero analistas políticos y medios de comunicación esperaban un tropiezo del ex vicepresidente. De hecho, Cory Booker o Kamala Harris lanzaron sus candidaturas con la idea de que el favorito se desinflaría.

    Pero esto no ha sucedido y mientras otros candidatos han surgido y desaparecido, Biden continúa en la carrera por la nominación demócrata. El apoyo obtenido ha sido obstinadamente estable, basándose en gran medida en votantes ancianos, moderados y negros.

    Sin embargo, no tiene tanto dinero ni atrae a multitudes tan grandes como algunos de sus rivales, y aunque su candidatura no ha desaparecido tampoco ha aumentado su apoyo.

    Arma secreta:

    Biden es fiable, experimentado en el terreno político y tienen altos índices de popularidad. Después de cuatro años con Donald Trump en la presidencia, ese podría ser el boleto a la victoria.

  • Elizabeth Warren

    06/22/1949 Muy crítica con Wall Street

    Elizabeth Warren ha sido la favorita de la izquierda progresista desde que emergió en el escenario político para exigir regulaciones más duras sobre el sector financiero después de la crisis económica de 2008.

    Puntos clave de su campaña:

    Impuestos para los ricos, derecho a sistema sanitario y al aborto, criminalización de la negligencia corporativa

    Análisis de Anthony Zurcher:

    Hubo un momento a finales del verano de 2019 en el que parecía que Elizabeth Warren sería la candidata demócrata a batir. Pero luego su candidatura se atascó reconfigurando sus propuestas sobre la atención médica y surgió la preocupación de los votantes sobre su "elegibilidad". La disputa entre ella y Bernie Sanders tuvo repercusiones.

    Tiene talento financiero y está construyendo una formidable maquinaria política. Los progresistas tendrán que decidir si encuentran más atractiva su promesa de reforma económica que el fervor revolucionario de Bernie.

    Su principal desafío es que parece haberse quedado atrapada entre los votantes moderados de candidatos como Biden y Buttigieg y los "socialistas" de Sanders.

    Arma secreta:

    Tiene una base leal de seguidores que puede ser suficiente para ganar la candidatura demócrata, pero probablemente tendrá que lograr el apoyo de algunos simpatizantes de Bernie Sanders.

  • Bernie Sanders

    08/09/1941 Sr. Anti-sistema

    El senador por el estado de Vermont, que se autodenomina "socialista demócrata", tendrá 79 años el día de las elecciones, pero está decidido a intentarlo otra vez. Estuvo cerca de la nominación en 2016.

    Puntos clave de su campaña:

    Cobertura de salud universal de Medicare, aumentar los impuestos a los estadounidenses más ricos y subir el salario mínimo.

    Análisis de Anthony Zurcher:

    La gran pregunta sobre la candidatura para 2020 de Sanders es si será capaz de recuperar la magia que despertó su discurso en 2016.

    En octubre sufrió un ataque al corazón que generó preocupaciones sobre su edad. Además ahora compite con un número mayor de candidatos entre los que se encuentra Elizabeth Warren, con un discurso similar. Su apoyo en las encuestas experimentó altos y bajos durante gran parte de 2019.

    A principios de 2020, sin embargo, recuperó la bandera progresista, cuyo mensaje a veces brusco y siempre coherente sobre la desigualdad y la voracidad corporativa recordó su principal arma política: la autenticidad.

    Su candidatura corre el peligro de que Elizabeth Warren o Tulsi Gabbard se repartan parte de su apoyo.

    Arma secreta:

    Lealtad. Más que cualquier otro candidato demócrata, Sanders tiene un grupo central de seguidores que han permanecido fieles a él.

  • Pete Buttigieg

    01/19/1982 Millennial que impresiona

    Pete Buttigieg es exalcalde de South Bend, en el estado de Indiana, veterano militar y el único aspirante abiertamente homosexual.

    Puntos clave de su campaña:

    Reforma política, derechos del colectivo LGTBQ+, aliviar la deuda de los préstamos estudiantiles

    Análisis de Anthony Zurcher:

    Pete Buttigieg llegó de la nada para irrumpir en la escena política nacional en 2019.

    Su seriedad, habilidad retórica, atractivo y la naturaleza innovadora de su candidatura atrajo el apoyo popular y llevaron la recaudación de fondos de su campaña al primer nivel.

    La mayor pregunta que enfrenta su campaña es si la atención y el interés que ha generado en las primeras fases se traducirán en éxito a medida que la carrera demócrata se mude a estados con un electorado más diverso que refleje la composición del Partido Demócrata en todo el país.

    Numerosas encuestas lo muestran obteniendo poco o ningún apoyo de los votantes negros, por ejemplo. Si no puede cambiar eso, llegará rápidamente su fin.

    Arma secreta:

    El tiempo. Dada su juventud, la mayor parte de la carrera política de Buttigieg aún está por delante y su éxito inicial es una señal de lo que vendrá.

  • Michael Bloomberg

    02/14/1942 Multimillonario exalcalde

    Nacido en Massachusetts, comenzó su carrera como banquero de Wall Street. También es exalcalde de Nueva York, Bloomberg es uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, con una fortuna estimada en US$54.400 millones, según la revista Forbes.

    Puntos clave de su campaña:

    Economía, inmigración, control de armas y cambio climático.

    Análisis de Anthony Zurcher:

    A lo largo de los años, el empresario ha donado millones de dólares a todo tipo de causas: desde educativas a médicas, o incluso políticas.

    Su estrategia parece ser dejar que los candidatos que lideran las encuestas combatan entre sí en los primeros estados en votar para más tarde tomar ventaja haciendo uso de sus recursos casi ilimitados. Está gastando mucho en publicidad nacional y enfocándose en estados del "Súper Martes" como Texas y California, que tienen un gran impacto en quién obtiene la nominación demócrata.

    Es una jugada arriesgada que solo alguien como Bloomberg, con una vasta fortuna, puede permitirse.

    Aun así, es difícil de imaginar que los demócratas estén listos para optar por un plutócrata y exrepublicano de Nueva York, cercano al mundo de los negocios y conservador en el ámbito financiero.

    Bloomberg incluso podría terminar dividiendo el voto moderado en las primarias de marzo.

    Arma secreta:

    Montones y montones de dinero. Nadie ha llevado a cabo una campaña como Bloomberg. Por otra parte, nadie ha tenido las enormes sumas de dinero para ejecutar una campaña como la suya. Está continuamente en la radio y en internet de una manera que no tiene precedentes en la historia política moderna de los Estados Unidos.

  • Amy Klobuchar

    05/25/1960 Senadora cercana

    Amy Klobuchar quizá no sea un nombre reconocido, pero la senadora por Minnesota, que lleva tres legislaturas en el cargo, ha demostrado capacidad para ganar votos en el tipo de estado del medio oeste al que apeló Donald Trump en 2016.

    Puntos clave de su campaña:

    Inversiones en infraestructura, programas de salud mental y bajar los precios de los medicamentos recetados.

    Análisis de Anthony Zurcher:

    Amy Klobuchar entró en la carrera como una candidata sin brillo, y se ha mantenido en esa posición hasta ahora. Durante los debates, logró obtener algo de apoyo, pero no lo suficiente como para colocarse entre los principales candidatos.

    Si Biden flaquea, Klobuchar ofrece una mirada política sensata y estable que puede atraer a la mayoría de los votantes demócratas que están más interesados en la elegibilidad que en la pureza ideológica. Estará en el grueso de la batalla por el apoyo de los demócratas moderados.

    Arma secreta:

    El sentido práctico. Durante los debates, Klobuchar a menudo se presentaba como la voz de la razón, argumentando que algunos de sus rivales proponían planes que nunca podrían implementarse.

  • Tom Steyer

    06/27/1957 Un magnate multimillonario

    Oriundo de California, Steyer es un multimillonario dedicado a las finanzas acostumbrado a abogar por las causas liberales. Ha defendido el impeachment de Trump.

    Puntos clave de su campaña:

    Cambio climático y sanidad.

    Análisis de Anthony Zurcher:

    En 2018 gastó más de US$100 millones para apoyar a los candidatos demócratas para la Cámara de Representantes. Su generosidad le ha ayudado a hacer aliados políticos en Estados Unidos.

    El pasado enero parecía que Steyer no iba a presentarse como candidato y que su intención era hacer todo lo posible para sacar a Trump de la Casa Blanca a través del procedimiento de "impeachment" marcado por la Constitución. Ahora cambió de opinión, un lujo que se pueden permitir los multimillonarios.

    Pero desde entonces, Steyer ha encontrado una estrategia efectiva para llegar repetidamente a los debates. Lo hizo gastando dinero en pagar anuncios en Nevada y Carolina del Sur, dos estados de votación anticipada cuyas encuestas cuentan para la calificación del debate.

    Arma secreta:

    Dinero. Tal vez ese no sea el secreto para un multimillonario, pero en la política estadounidense hay pocas armas más efectivas que una fuente abundante de dinero en efectivo.

  • Tulsi Gabbard

    04/12/1981 Veterana de Irak

    Tulsi Gabbard, nacida en la Samoa estadounidense y de ascendencia polinesia, es una candidata difícil de encasillar.

    Puntos clave de su campaña:

    Poner fin a la política exterior intervencionista, el cambio climático y el control de armas.

    Análisis de Anthony Zurcher:

    En este punto de la campaña, Gabbard parece tener pocas posibilidades de obtener la nominación, pero no se marchará sin dejar su huella.

    No ha dudado en subrayar el fuerte contraste entre sus puntos de vista en política exterior y los de sus oponentes, quienes, según ella, apoyan las interminables "guerras de cambio de régimen".

    Incluso presentó una demanda por difamación de US$50 millones contra Hillary Clinton por sugerir que ella era la candidata favorita de Rusia.

    Arma secreta:

    Es una luchadora. Pese a ser la candidata más joven, Gabbard tuvo mucho coraje para enfrentarse a las principales figuras en la carrera por la nominación demócrata.